Marihuana gourmet | Expansión

En noviembre del año pasado publiqué esta nota en EXPANSIÓN sobre el mercado de marihuana legal en California. Empieza así:

Son las siete de la tarde de un miércoles de octubre en oakland, California. en el tercer piso de un viejo edificio de oficinas, un hombre de traje gris y pelo blanco está dando una inusual clase de negocios para emprendedores. “El mejor consejo que puedo darles hoy es: sean discretos”, dice el hombre, con una sonrisa. “nadie que no necesite saberlo debería saber a qué se dedicarán sus futuras empresas”. Uno de los estudiantes, un joven un poco gordito con los ojos maquillados y aros en las orejas, pregunta entonces cómo llenar el formulario municipal en el que les piden la rama comercial de sus emprendimientos. El profesor, un abogado simpático llamado robert raich que lleva décadas defendiendo a cultivadores y fumadores de marihuana en los tribunales de California, contesta que, para él, lo más recomendable es responder con “eufemismos verdaderos”. Sugiere a sus estudiantes que no mencionen el cannabis o la marihuana, pero tampoco que escriban ideas demasiado abstractas que puedan ser acusadas de ser falsas. Da una serie de ejemplos exitosos: “Remedios herbales”, “Tratamientos contra el dolor”, “Medicina natural”, “Venta de terapias orgánicas”. Los 80 estudiantes de la clase, donde hay jóvenes rebeldes pero también señoras elegantes y oficinistas con camisa y corbata, toman nota de la sugerencia.

“¡Pero cuidado!”, advierte Raich antes de que terminen de escribir. “En esta misma clase donde están sentados ustedes ahora se han sentado en el pasado espías de los gobiernos municipales, que apuntaron estos mismos nombres y ahora saben que tienen que rechazarlos. ¡Así que tengan imaginación! Y sean discretos. La marihuana medicinal es perfectamente legal en el estado de California, pero todavía hay muchos funcionarios municipales dispuestos a resistir”.

Raich da su clase en el campus principal de la Universidad de Oaksterdam, la insólita escuela para cultivadores y aficionados a la marihuana que desde 2007 ha enseñado a más de 12,000 estudiantes de todo el mundo cómo cultivar la planta de cannabis, cómo hacerlo de manera legal en el estado de California y, también, cómo ganar dinero en una industria que hasta hace un par de años era subterránea y clandestina y que de a poco se está asomando a la superficie de los mercados legales, transparentes y pagadores de impuestos.

Por otra parte, la advertencia del profesor abogado ilustra la inestable relación de California con la marihuana y muestra cuán trabajoso y complicado puede ser su proceso de legalización, en el que interactúan decenas de aristas sociales, legales y económicas difíciles de predecir o controlar. ¿Es un buen ejemplo para México, donde por primera vez diversos líderes políticos y sociales, en contra de la opinión del presidente Felipe Calderón, han empezado a reclamar un debate sobre la legalización del cannabis? Es casi imposible dar una sola respuesta.

El proceso de paulatina legalización de California lleva casi 15 años desde la primera aprobación de la marihuana medicinal. Y, aunque el 2 de noviembre recibió un freno inesperado con el rechazo electoral de la Proposición 19 (que habría permitido el cultivo hogareño y despenalizado el consumo personal), probablemente seguirá adelante, sobre todo porque la regulación actual es lo suficientemente difusa como para permitir un buen margen de maniobra y, especialmente, porque ya se ha convertido en una industria de 1,300 millones de dólares (mdd) por año.

El resto está acá (pdf).

 

Comments are closed.