Matrimonio Gay, LTA

En 2002 o 2003, Osvaldo Bazán entrevistó a José Pablo Feinmann para la revista Noticias y le preguntó (no me acuerdo bien, pero era algo así) sobre la crisis y sobre cómo había quedado el orgullo nacional argentino después de tanta paliza de violencia y cambios institucionales. 

Feinmann, que estaba entonces muy entusiasmado con las asambleas barriales, decía que los argentinos nos habíamos "cansado de que nos metieran el dedo en el culo", que el FMI y sus aliados locales nos habían estado "metiendo el dedo en el culo" durante años y que por fin eso se había acabado. (Intenté encontrar la nota en Internet, sin éxito. El archivo de Noticias es bastante flojo y Bazán no la incluyó entre sus grandes éxitos en su página web.)

En ese momento, Bazán lo interrumpió y le dijo, en un párrafo memorable, que cito de memoria: "Feinmann, quiero pedirle que deje de usar la metáfora del dedo en el culo. Para algunos de nosotros, el dedo en el culo forma parte de nuestro deseo, y es un poco desagradable verlo a usted usarlo como una metáfora de humillación". Feinmann reaccionó bastante bien, según la transcripción de Bazán, y pidió disculpas.

En estos últimos meses me acordé varias veces de la nota Bazán-Feinmann, especialmente desde que se puso de moda la expresión "La tenés adentro" (o LTA, según el popular acrónimo bautizado, creo, por Juan Pablo Varsky en su cuenta de Twitter) para soltarle a alguien a quien uno acaba e derrotar o someter retóricamente. La frase, obviamente, viene de la legendaria conferencia de prensa de Diego (10) en Montevideo en la noche que Argentina le ganó a Uruguay y se clasificó para el Mundial. Los dos grandes conceptos de Diego aquella noche tenían connotaciones sexuales: 1) "Que la sigan chupando" 2) "La tenés adentro".

Como Argentina es un país con un enorme talento y una enorme velocidad para popularizar frases y trucos verbales, a las dos semanas medio país ya había incorporado ambas frases a su habla cotidiana. Madre a hijo adolescente: "Dice tu padre que si no ordenás tu cuarto, este fin de semana no salís". Hijo a madre: "Decile al viejo que la siga chupando". Y así hasta el infinito. Los hinchas más maradonistas de la selección acusaban a cualquiera, compatriotas o extranjeros, de "tenerla adentro" o de "seguir chupándola", ante cualquier opinión sospechosa. Incluso quienes lo hacían con autocrítica admitían la pérdida del invicto anal: "Me equivoqué, LTA (la tengo adentro)".

O sea que estuvimos usando naturalmente, como si fueran perfectamente inofensivas, dos frases-metáforas que identifican al sexo homosexual con la peor derrota posible para un varón: el que chupa una pija es un ser inservible y cobarde; y no hay nada más humillante en el mundo que "tenerla adentro". Para el consenso futbolero, el atajo más rápido para cagón sigue siendo "puto" y las cosas que hacen los putos.

En las últimas semanas, todo esto se combinó con la aceleración del debate sobre la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo. (El debate me ha decepcionado. Como fui a un colegio católico y estudié en una universidad católica, intenté con la mejor intención posible averiguar cuáles eran los argumentos de quiénes se oponen al matrimonio gay. No he encontrado ninguno. Los argumentos religiosos no sirven –o no deberían servir– para legislar sociedades seculares. Y los argumentos "científicos" han sido débiles u obsoletos. "Un papá y una mamá" es débil y obsoleto al mismo tiempo.)

En cualquier caso, me ha sorprendido un poco cómo el mundo de los medios y los comentaristas en general, oficialistas y no oficialistas, blogueros e institucionales, hace dos minutos usaba el LTA y el "que la sigan chupando" para aplicárselos a sus peores enemigos y ahora, súbitamente, son todos (o casi todos) defensores del matrimonio homosexual y enemigos de la Iglesia Católica. Esto ha sido algo perfectamente posible en Argentina, especialmente dentro o en las orillas de la cultura futbolera: ser racionalmente pro-gay e irracionalmente anti-puto.

Si alguien, entonces, festeja esta noche (o cuando se apruebe el proyecto) con un "Bergoglio, LTA", sería una buena ocasión para que Bazán se acordara de su (para mí, legendaria) interrupción a Feinmann: "Ey, LTA es parte del deseo de mucha gente".

Advertisements
21 comments
  1. javier said:

    muy bueno Hernán. abrazo.

  2. Meursault said:

    Eh, loco! Tanta corrección política va a acabar con el humor!
    Casciari una vez hablaba de eso y contaba un chiste:
    Qué tiene de parecido Pinochet y Racing Club? Que los dos llevan a la gente a la cancha, para hacerlos sufrir!
    Si te ponés tan quisquilloso, vamos a tener todos muchos más derechos, pero la vida va a ser un embole! Acaso te molesta taaaaanto cuando hacen un chiste con algo que te involucra?

  3. DiegoC said:

    Muy buena reflexión Hernan, también pienso como vos.
    Un abrazo!

  4. eva said:

    La nota esta muy bien escrita y me parece una reflexión interesante, no sé si profunda. Dudo que la gente sea racionalmente pro-gay y que por decir “la tenes adentro” pase a ser irracionalmente anti-gay. Me parece que se confunde todo y que si empezamos a hilar fino no se salva nadie. Eso tampoco es interesante.
    Estoy de acuerdo en que la Argentina fútbolera el código del macho predomina –y de pronto me aparece Rozichner diciendo que a las mujeres hablar de fútbol las hace feas (?). Esta bien pedir cambios, pero ojo con lo que implica tú argumento. No todos los que dicen LTA son irracionalmente anti-gay. Estamos todos locos?

  5. Roberto said:

    Buen post.

  6. Meursault, una cosa es un chiste, pero LTA no me parece un chiste. Pero además, el humor: muchos estereotipos raciales y sexuales se han mantenido en el tiempo gracias a chistes pasados de boca en boca y generación en generación. Soy políticamente correcto, sí.
    Eva, yo no dije que todos los que dicen LTA son homofóbicos. Para nada. Lo que digo es que me sorprendió un poco la propalación del LTA y lo poco que se ha hablado de sus connotaciones sexuales. Saludos!

  7. Muy buen post y muy cierto, cuanta hipocresia nacional y popular barata….. ni a favor ni en contra.

  8. Mariano said:

    Si bien me parecería ridículo eliminar todo tipo de chiste, entiendo que no apunta a eso este post.
    No sé si está mal decir “la tenés adentro”. En lo que sí estoy de acuerdo, y no me había dado cuenta hasta leerlo acá, tanto que yo mismo hice la broma un par de veces, es en que esa humorada está basada en la creencia de que chupar una pija es humillante para un hombre.
    Y esa idea es basante chota. Creo que está bastante arraigada. No sé si la onda es terminar con los chistes, la verdad que ni idea, pero sí sacarse esa boludez de la cabeza.

  9. Dani F. said:

    Muy bueno, Hernan. (Si mal no recuerdo hay una propaganda de preservativos que muestra hinchas de futbol haciendo gestos de penetración con las manos).
    Creo que te limitás un poco al caracterizar el LTA y ‘que la chupen’ como algo que representa relaciones homosexuales únicamente. Creo que es más grave aún. Representa la relación sexual en sí como sometimiento de una parte y no como algo consensual o disfrutable por ambos (sean homosexuales o heterosexuales). La idea del sexo como sometimiento y poder de uno sobre otro no está limitada a las relaciones homosexuales, y se sigue usando con bastante naturalidad aplicada a las mujeres. Hombres o mujeres pueden “tenerla adentro” o “seguir chupandola” pero solo un hombre puede ser objeto de esos actos (presentados como reverencia y símbolo de derrota). Creo que la metáfora representa 2 cosas: 1. La mujer es sometida. 2. El hombre homosexual no es un verdadero varón, ergo está sometido por participar en el sexo haciendo las cosas que supuestamente hacen las mujeres (nota que nadie cuestiona la heterosexualidad de maradona, quien está planteando que se la está metiendo a pasman o que se la chupan hombres — se trata de poder, más que de homosexualidad, y por eso es más grave).

  10. Segundo said:

    Buenisimo el post, tu memoria y notable la interrupcion de Bazan.
    Leyendo los comentarios pensaba:
    LTA y “Que la sigan Chupando” creo que han cobrado valor popular mas por la actitud arrogante del Diego que por la actividad de chupar pijas y y de tenerla adentro.
    En cuanto a la connotacion humillante de estas dos frases creo que es un resultado de nuestra propia homofobia ya que si me imagino a un pibe chupandole la pija a otro, lo primero que pienso es en mis sensaciones de cuando yo le chupo la concha a una mina y la verdad que no veo humillacion alguna en ese acto sino que todo lo contrario. Y cuando pienso en LTA de forma grafica con un pibe con una pija adentro lo primero que pienso es en el valor y la confianza que el individuo con la pija adentro deposita en quien le mete la pija en el culo.
    Dicho esto, seran LTA y “Que la sigan Chupando” invitaciones a celebrar, a compartir el exito de un equipo que a pesar de sus actos y de la actitud de su lider ha logrado muchisimo mas de lo que se esperaba de el?
    VAMOS ARGENTINA, VAMOS DIEGO!!!

  11. Dani,
    muy bueno! Todo esto puede aplicarse también a las mujeres!
    Segundo,
    claro, como las dijo Diego se propalaron y se incrustaron mucho más rápido y con más fuerza. Pero el tono humillante está. Se mezcla con el fóbal y con el Diego, pero siempre está.
    abz,
    h.

  12. Meursault said:

    En la misma línea, si le decís “pelotudo” a otro, tendría que aparecer Mariano Grondona y sentirse ofendido por utilizar un término que lo representa, de forma agraviante, (ja!)
    Pablo Sirven, de La Nación, ya había llamado la atención sobre el LTA, pero no por la cuestión homosexual, sino en referencia a la violación. Hasta llegó a preguntar retóricamente si un violador concreto (noticia ocasional de esa semana) le habría dicho LTA a la mujer mientras se la violaba? Casi como equiparando un insulto particular al macabro acto en sí.
    Eso de extremar la corrección política, me parece que en nada ayuda a superar las diferencias.
    Llevando la cuestión al extremo, habría que hacer desaparecer absolutamente todo tipo de insulto o forma de agresión verbal, porque siempre se estaría dsicriminando a alguien. También el humor en general, debería desaparecer.
    En un mundo útopico en el que todos nos queremos, sería muy lindo, pero en este, a mí me gusta decirle pelotudo al que considero un pelotudo y soporto que alguno me lo diga a mí por alguna cuestión en particular. Es parte del lenguaje y de las formas de expresión.
    No termino de expresar adecuadamente la idea que intento defender, pero bueno, el que tenga un poco de imaginación, que complete el razonamiento…

  13. Ñaco said:

    Mis principios son religiosos, mi formación es religiosa y para peor estoy convencido de ello. También estoy encantado con mis padres. Y soy un defensor de la familia………claro desde mis descalificados argumentos. Estoy muy triste y preocupado y no tengo argumentos; o por lo menos no los tengo fuera de mis lineales creencias. Estoy triste por que lo que tengo planificado enseñarles a mis hijas como padre se basa en la religión y en mi espontaneidad de lo que yo creía como natural. Y luego de leerte quedé totalmente descalificado; no sólo como persona pensante sino como padre. Pido tolerancia, pido entendimiento. Si no te gustan mis argumentos entendeme y tolerame aunque como quedó demostrado hoy sea una minoría.
    Ñaco

  14. Fede said:

    En línea con Meursault, desdramatizar me parece lo mas saludable. Lo ponzoñoso, por la carga de desprecio, de lo que dijo el Diego se diluye en el uso coloquial. Mucho mas en un contexto futbolero: si le digo a un amigo “dejá de llorar, puto” no me refiero literalmente a su elección sexual. Es el atajo que busca molestar, incomodar desde un estereotipo, sabiendo que ni él ni yo consideramos que ser puto sea un disvalor per sé. Y si no estás de acuerdo, Hernán, con cariño pero LTA.

  15. Fede said:

    Ah, Ñaco, entendimiento y tolerancia nos hacen falta; sería un buen ejercicio ciudadano que todos lo asumiéramos.
    Lo que me parece que no podés pedir es que tus argumentos basados en tus creencias religiosas tengan su correlato desde el estado y que un país que presume de moderno se riga en su ordenamiento legal por dogmas de fe.
    En mi familia prefiero inculcar el respeto a ultranza por la diferencia, sea ésta por elección sexual, religiosa, etc.

  16. Meursault said:

    Claro, ahí Fede dió el ejemplo justo. Si al “Dejá de llorar” de él le quitamos el “puto”, para evitar cualquier tipo de connotación discriminatoria posible, también podríamos argumentar -en la línea del post- que uno está insultando a las almas sensibles que quieren expresar sus sentimientos. Que sería reafirmar el más retrógrado machismo, al inculcar que los hombres no deben llorar, como sí lo harían las mujeres. Entonces, un simple “No llorés más” dicho, por ejemplo, en el medio de un partido al rival que se queja ante el árbitro, estaría significando todo lo ya dicho… Es un poco mucho, me parece.

  17. Meursault, tus ejemplos son incomparables. Me hacés acordar al tipo que dice: “¡Pero le digo ‘negrito’ con cariño, no con racismo!” Con cariño y condescendencia (y quizás racismo), le respondería yo. En cualquier caso, la gente que dice “es un poco mucho” generalmente está del lado afortunado de la discusión, no del lado que se tiene que bancar los chistes. “¡Che, no es tan grave!”. Exacto: no es tan grave si el chiste lo hacés vos.

  18. Mishíguene kop/ hishkatan said:

    Pasa también con la chicana/buchoneada de Maradona con respecto a que Pelé debutó con un pibe. Ese debutó con un pibe de Maradona implica que Pelé es un pedófilo si el supuesto pibe dio o no dio su consentimiento o que sensillamente Pelé es bisexual y eso es lo reprochable para Maradona, quien por otra parte se daba besos en la boca con Caniggia. Maradona es lo menos políticamente correcto que existe y eso es lo que le gusta a la popular, la misma que consume el servicio de los travestis sin problema y que se considera a sí misma machaza-machaza porque da y no recibe ni la tiene adentro.

  19. Mishíguene kop/ hishkatan said:

    Corrijo: sencillamente va con c.

  20. Meursault said:

    Bueno, tampoco podemos decir más “Hijo de puta”, ni “La puta que te parió” por obvias razones. No sólo se ofende a la madre de la persona a la que se quería ofender, sino que también se ofende a una noble profesión.
    Tampoco se le puede decir “Botón” a alguien, porque estaríamos ofendiendo a los policías.
    Y así sigue la lista de correcciones políticas que eliminan cualquier tipo de insulto de la lengua castellana…

  21. Sarno said:

    Con tanta corrección terminará quedando una sola puteada disponible: ¡pajero!
    A ver quién es el hipócrita que inicia la campaña de demonización…