Phil Collins se pinta de negro | La Nación

El otro día cubrí un recital de Phil Collins en Manhattan para La Nación. La crónica empezaba así:

Quince minutos después de arrancar con dos canciones de The
Temptations, Phil Collins le habló por primera vez al público del
Roseland Ballroom, en Manhattan, y le explicó por qué había decidido
grabar un disco con canciones del venerable catálogo de la Motown, la
discográfica que en los años 60 llevó la música soul de Detroit a las
radios de todo el mundo. "Estas eran mis canciones favoritas cuando era
adolescente", dijo anteanoche Collins, que nació y creció en un suburbio
del oeste de Londres. "Las escuchaba en mi casa y las cantaba en el
coro del colegio. Siempre había querido grabarlas." El público asintió con la cortesía habitual cada vez que su artista
favorito presenta material nuevo, pero probablemente también con la
esperanza de oír algunos de los viejos éxitos.

Collins, de 59 años, había saltado al escenario vestido con traje negro,
camisa blanca y corbata negra finita y al ritmo indomable de "Ain´t Too
Proud to Beg", una de las canciones más conocidas de The Temptations y
de la Motown. Después de "Dancing in the Street", un clásico de Martha
and the Vandellas que David Bowie y Mick Jagger ya habían versionado
juntos (con más energía y menos ortodoxia) en 1985, Collins contó el
orgullo que le provocaba tocar estas canciones con algunos de los
músicos originales de aquellas grabaciones, a quienes había contratado.
"Es un sueño hecho realidad", dijo el ex cantante de Genesis. "Yo quería
que las canciones sonaran lo más parecidas posibles a las originales".
El disco se llama Going Back , saldrá a la venta en septiembre y
sus versiones, en efecto, se parecen mucho, mucho a las originales. 

El resto está acá. ]

Comments are closed.