Miami | Página/12 / RN / Eterna Cadencia

Nuevas notas y entrevistas sobre Miami. Algunas ya salieron hace varios días; otras, hace poco. Pego primero un par de párrafos y el link a la entrevista que me hizo Silvina Friera para Página/12. La foto es en los escalones de atrás de Eterna Cadencia, la librería palermitana. Así empieza la nota: 

Los últimos destellos de la luz trazan la frontera de una tarde a medio
terminar sobre la calle Honduras, en las entrañas de Palermo Hollywood.
El fotógrafo aprovecha ese momento y gatilla su cámara sobre Hernán
Iglesias Illa. “Mami, ¿es famoso?”, pregunta un nene con la voz más
aflautada por la sorpresa del montaje. El desconcierto en los ojos de la
criatura se acelera con las carcajadas de todos. Su madre se encargará
de traducirle la respuesta, si le quedaron dudas. El periodista que vive
en Nueva York desde 2004 y escribe para diarios y revistas de América
latina y España (Rolling Stone, Vanity Fair, Esquire, Expansión, Brando y
Etiqueta Negra) conjura la nostalgia y rumbea hacia Buenos Aires cada
ocho o nueve meses. “Me gustaría hacer la de (Andrés) Calamaro, que
vivía seis meses en Madrid y seis acá –cuenta–. Sería lo ideal; pero,
lamentablemente, no soy una estrella de rock.” La escritura de Miami
(Planeta/Seix Barral) alteró su rutina doméstica. Y los viajecitos al
Río de la Plata. “Son muy mal negocio los libros –dice a Página/12–. Yo
me tiro de cabeza y me llevan mucho tiempo; trabajo poco mientras
escribo.”

Y sigue así. Otra de las entrevistas publicadas en estas semanas es la que me hizo Nacho Pereyra para el Diario Río Negro. El título es "En Miami la gente cree que está a cinco minutos de hacerse millonaria" y la pueden encontrar acá. Copio una de las preguntas y su respuesta:

–Dice que los argentinos que viven en Miami nunca están
convencidos de su propio exilio, ¿por qué?

–Porque la
sensación que dan muchos argentinos de Miami, especialmente los que
llegaron en la ola del 2000-2002, es que ellos se sienten más expulsados
de la Argentina que atraídos por Miami. Que vinieron porque no
necesitaban visa para entrar al país, no necesitaban aprender un idioma
para trabajar y no necesitaban aclimatarse demasiado para tener una vida
razonable. Pero que Miami, al mismo tiempo, estaba un poco por debajo
de ellos. Muchos argentinos –no todos, por supuesto, quizás ni siquiera
la mayoría: éste es un estereotipo común en Miami, pero no una
radiografía cultural– creen, o por lo menos eso le han hecho creer a sus
vecinos latinoamericanos, que ellos se merecen algo mejor que Miami
para vivir, pero que por el momento están acá atascados, como marineros
que perdieron un barco.

Para el blog de Eterna Cadencia, hablé el otro día por Skype con Patricio Zunini, que publicó a su vez esta entrevista, con el título "El complejo de inferioridad de Miami es impresionante". Una de las preguntas y una de las respuestas fueron éstas:

–El libro tiene mucho humor, ¿cómo lo manejás?
–Me lo han dicho bastante y me encanta que me lo digan, pero ni en
pedo fue a propósito. Se va eligiendo el tono y después empieza a haber
margen para poner cosas así. Puede que sea una manera de protegerme, de
seguir sintiéndome un poco superior a Miami. Supuestamente trato de
comprender a la ciudad, pero cada tanto necesito burlarme un poquito
como para mantener mi orgullo de intelectual porteño.

El resto, acá.

Advertisements
2 comments
  1. mt said:

    Hernan, hay planes para sacar version kindle?

  2. Realemente te resulto buena la experincia, fue una historia atractiva y de mcuho interes que dio gusto leer.