Un alto precio para la confianza… | Perfil

El secretario del Tesoro de los EE.UU. es una figura habitualmente
gris, que puede estar meses fuera de las tapas de los diarios. Henry
Paulson, el actual secretario, había pasado así sus primeros dos años
en el cargo, trabajando a reglamento en un gobierno casi sin tiempo ni
energía por delante. Hasta hace un mes. La aceleración de los problemas
de Fannie Mae y Freddie Mac, los gigantes hipotecarios paraestatales –y
ahora cuasiestatales– y el colapso de Lehman Brothers le quitaron los
fines de semana y lo pusieron en cadena nacional. Junto con el
presidente de la Reseva Federal, Ben Bernanke, debió tomar medidas
enormes en pocos días –a vos te rescato, a vos, no– y comprometer
billones de dólares (billones con ‘b’: millones de millones) de dinero
público para salvar un sistema financiero que hasta el miércoles pasado
parecía a punto de quebrarse.
Termina una semana increíble en Wall Street, una semana que no
dejará nada como estaba y que abrirá, cuando las aguas se calmen del
todo, algo que aun está lejos de ocurrir, un debate que se prolongará
durante meses y que probablemente culminará, ya con un nuevo presidente
en los EE.UU., con más regulación estatal y un nuevo paisaje de Wall
Street dominado por los bancos comerciales. A continuación, cinco
preguntas y sus respuestas para tratar de entender qué pasó en estos
días de miedo:

¿Por qué hubo salvatajes a dedo? El fin de semana pasado, cuando
la situación de Lehman Brothers y de Merrill Lynch se hizo
insostenible, Paulson dio a entender que no habría salvatajes para
ninguno de los dos. Merrill corrió a los brazos de Bank of America y
consiguió que le hicieran upa. Lehman negoció con Barclay’s; los
ingleses pidieron al gobierno el mismo tipo de garantías (dinero) que
el gobierno le había dado en marzo a J.P. Morgan para hacerse cargo de
Bear Stearns. Paulson dijo que no, enviando la señal de que de ahora en
más, Wall Street iba a escarmentar por sus malas decisiones. La
consistencia moral le duró solamente un día al secretario, porque el
lunes por la tarde accedió a prestarle US$ 85 mil millones a la
aseguradora AIG, la más grande del país, hundida bajo el peso de sus
propias decisiones. Muchos observadores, especialmente extranjeros,
vieron en esta decisión de Paulson una contradicción con su ideología
liberal y advirtieron, irónicamente, un imprevisto giro socialista de
EE.UU. Paulson se defendió: “Las alternativas eran peores”.

[ sigue acá ]

Advertisements
2 comments
  1. JM said:

    Uno de los podcast de las radios de la BBC incluye esta semana un buen perfil de Paulson. Recomiendo.
    [audio src="http://downloads.bbc.co.uk/podcasts/radio4/profile/profile_20080920-1900a.mp3" /]

  2. eltechie said:

    Muy buenos tus posts Hernán !
    Excelente tu libro .
    Saludos