Me ha parecido muy extraño el cacareo de estos días alrededor de los actos de Luis Palau ayer y hoy en el Obelisco. Especialmente los lamentos desde el elenco progresista: hubo gran revuelo por el caos de tránsito que el acto iba a provocar. En los últimos años, el "caos de tránsito" había sido, según la izquierda y el nac-popismo, una causa burguesa, gorila, para blandir contra piqueteros y movimientos sociales. Hoy, como si no nos importara, acusamos a Macri de crear problemas de tránsito.

Lo que más me sorprendió, sin embargo, es el desprecio hacia el acto y hacia la gente que iba a concurrir. Hace un rato, Artemio López, de incuestionables credenciales nac-popistas, escribió esto en su blog:

Ayer viendo la fantochada que el gran Maurice por algo le armó a Palau
(y el espacio público que no se negocia?), sentí una fuerte repulsión
por el envase musical típico de cadena yanqui latina, en que viene
envuelto el mensaje de este argento trucho, que hace décadas encontró
la forma de vivir sin laburar.

Repulsión, dice. Y entonces cita líneas de Wish you were here, una canción de Pink Floyd que, estoy seguro, expresa mucho mejor los sentimientos del pueblo. ¿Es posible sentir repulsión estética por lo que pasa en el escenario sin que haya repulsión estética por los que están abajo, aplaudiendo y sacándose fotos? Jeje, pregunta jodida que Artemio seguramente responderá de la manera que mejor le convenga. Pero yo creo que el kirchnerismo, el peronismo y el progresismo, todos juntos y a coro, deberían darse cuenta de que esos "grasas", cientos de miles de "grasas", por citar la categoría tácita en el post de Artemio, son los mismos a los que, cuando Palau no está de visita, ellos defienden de los ataques de los neoliberales.

Lo que quiero decir es: el pueblo de Palau es peronista y votó a Cristina en las elecciones de octubre. Que me ayude El Criador a hacer las cuentas, pero si, como dicen ellos, los evangélicos de Argentina son más del 20% de los votantes y casi todos sus miembros pertenecen a las capas más pobres, me parece que no hace falta mucha matemática para decir que la presidenta Kirchner –que nunca en su campaña ofendió al voto cristiano: ni aborto ni matrimonio gay ni ningún secularismo de ningún tipo– obtuvo un buen pedazo del voto evángelico en las elecciones de octubre: más del 50%, según el cálculo hecho a ojo de encuestador con las neuronas no ocupadas en escribir este párrafo.

Pero a Artemio, justo a Artemio, el menos cool y más conurbano de los blogueros nac-popistas capitalinos, los evangélicos le parecen poco sofisticados. ¿No es una contradicción, y lo pregunto con la mejor intención, hablar en nombre de los pobres y burlarse de Palau, Tinelli, la cumbia y demás aficiones poco clasemedieras? No lo estoy acusando a Artemio de hacer exactamente eso, pero siempre me ha parecido un poco extraño: "Compañero indigente, eres el corazón moral de la patria, ¡pero por favor dejá de ver a Susana Giménez!"

Un último recado para Artemio. Yo sé que es hincha de Boca y que la pasión lo futbolera puede haberlo cegado cuando se burló de Radamel Falcao García –"muy triste", "las gashinas son así"– por hablar de su experiencia religiosa en el acto de Palau. Yo soy hincha de River, lo admito, pero también soy agnóstico y me producen bastante pánico la irracionalidad y las leyendas de los pastores evangelistas. Pero es bastante mala onda burlarse de alguien que habla de algo tan íntimo como su religión y sin hacerle daño a nadie. Y muestra, además, el tremendo cambalache que tiene el progresismo con la religión. Como dijo mi amigo Iván Petrella hace unos pocos días (casi al final de la nota) en el cada vez más consistente Crítica de la Argentina:

El conservadurismo de la Iglesia Católica latinoamericana es relativo
–opina Petrella–. Hay que separar el Vaticano de lo que pasa en las
bases. Si vas a las villas del conurbano, casi siempre vas a ver una
capilla católica que funciona como centro de asistencia social. Por
este motivo, ha sido un error del progresismo dejar el campo de la
religión exclusivamente en manos de los grupos conservadores. El
discurso secular aleja a los progresistas de la mayor parte del
pueblo”.

El pueblo, unido, escuchando a Roger Waters, jamás será vencido.

Advertisements
14 comments
  1. dani said:

    Hernán
    hace un año largo que leo tu blog y más de una vez quise polemizar o decirte que acordaba, pero me pareció futil. Pero esta vez sentí que algo debo decir.
    Es un post que se nota que está escrito en caliente (hasta hay un par de errores de tipeo muy visibles). Mezcla tantas cosas que es difícil no acordar con algunas y no criticar otras.
    En primer lugar acuerdo que (no sólo) Artemio escupe para arriba cuando critica a los pobres que no les gusta el free-jazz o algo así (su ultrapopulismo, además, resulta un tanto incompatible con esas críticas,porque uno de los postulados del populismo es que todo lo que hacen, desean, sueñan y hasta sienten los más pobres es lo correcto o -en el caso del populismo culposo- al menos comprensible y justificable, sea lo que fuere. Como cuando, en el reportaje que le hizo Jorge Halperín para Página 12, el titular de la carrera de sociología de la UBA dice que el chico drogado que te pega un tiro, antes que nada es una víctima y que hay que entender eso y no pensar en las sanciones penales. (ya no se trata de despenalizar las sustancias que tal o cual gobierno demoniza sino ya no penar que te peguen un tiro por que sí, total es una víctima: hijo de un hogar destruido, con padre ausente y madre laburadora las 24 horas y todo eso; el próximo paso de este progresismo acrítico será pedir un monumento al asesino pobre y empastillado). Bueno, todo bien con la contradicción permanente en que cae gente como Artemio. Y todo bien también (según creo yo) con el respeto por la creencia de la gente y por la dignidad de la gente que cree en la prédica evangélica. (yo no soy agnóstico porque creo que Dios no existe, que es un producto de la imaginación humana y acepto a regrañadientes, por el totalitarismo cristiano, a llamarme ateo, para simplificar, pero esa noción (“sin-dios”) significa que tendría que aceptar su autoritarismo antes y definirme como ellos proponen).
    Pero me parece inadmisible que se rescate cualquier cosas (hasta las que parecen buenas o tienen algún efecto positivo) de lo que hace la Iglesia Católica Apostólica Romana, que es la institución más malvada y cruel que ha existido jamás. No puedo creer que haya gente sensible, inteligente y relativamente culta (como veo en tu blog) que crea que puede haber un catolicismo que aporte algo al mejoramiento del mundo. Algo así, con una poderosa fuerza creativa, poética y humanista, sostuvo Francisco de Asís y el catolicismo realmente existente lo incorporó como uno de los tantos elementos de márketing que tiene para engañar giles bondadosos y seguir expandiendo su imperio de odio y dolor.
    Ya sé que sos una persona formada en ese triángulo de las bermudas que es el compinchismo católico de los jóvenes clase media de la zona norte del conurbano bonaerernse, pero se ve, por lo que escribís, que hay en vos algunas semillas de amor a la libertad y de interés por pensar un mundo mejor. No puedo creer que sostengas, ni drogado (si fueras pobre y drogado en la facu de sociología te perdonarían) ni ebrio ni dormido ni enojado con los populistas ni amigados con los progresistas, de ninguna manera puedo entender que creas que algo católico puede hacer un aporte positivo al mundo. Ni siquiera la distribución de alimentos que hacen en villas o acciones similares (que pueden realizar porque el Estado les da una buena tajada del presupuesto nacional a las asociaciones católicas y a los colegios católicos -se llevan un tercio del presupuesto en educación- para que hagan caridad en nombre de su iglesia, con nuestro dinero)-
    Escribí mucho (estoy indignado y esto debe ser difícil de leer), así que esperaré otro año antes de comentar de nuevo
    un abrazo
    Daniel

  2. Jeronimo said:

    Daniel, ¿De dónde tanto odio a la Iglesia Católica? ¿Cómo pensar que alguno de esos sujetos “engañados por esa maquinaria de la crueldad y el mal” no puede hacer algo bueno? digo, ¿no se valora siquiera las “acciones buenas de los hombres” por estar teñidos de catolicismo?
    Creo que todos estos debates progres-macri, iglesia-agnósticos-ateos tiene el trasfondo de la relativa apertura-cerrazón del punto de vista, o de la capacidad para analizar los actos (como el de Palau) o las acciones (como la de curas comprometidos con la situación social) en relación con su entorno (el gobierno pro y la crueldad de la Iglesia).
    Hernan, muy bueno el blog.

  3. Catire said:

    Cuanto odio este muchacho Daniel.
    Desde luego con tanto odio hacia algo, es innecesario hacer algún tipo de comentario al respecto.
    Se autodescalificó entre tanta idea hueca y agresiones sin sentido.

  4. Charlie said:

    Tá, pero palau es un estafador como todo teleevangelista, como los brasileros esos de la iglesia universal…son odiosos, lavacerebros y ladrones.
    Encima este es un hijo de re mil putas bancador de milicos y de guerras de irak.
    Realmente no se entiende como la gente gasta su dinero regalandoselo a esas ratas, se les cagan de risa en la cara…me da miedo pensar que tal vez todos podamos caer en un momento jodido de la vida…
    Saludos.

  5. Javier said:

    Daniel, ha habido muchisima gente valiosa en el campo religioso en la Argentina y el resto del mundo.
    Un ejemplo. Durante la ultima dictadura hubo un movimiento liderado por Luis Parrilla (pastor), Marshall Meyer (rabino) y mas gente de distintas religiones que hicieron muchisimo para informar (local e internacionalmente) lo que estaba pasando y se involucraron directamente, muchos de ellos perdiendo su propia vida.
    Las generalizaciones, como siempre, son poco felices y poco utiles.

  6. Javier said:

    Daniel, ha habido muchisima gente valiosa en el campo religioso en la Argentina y el resto del mundo.
    Un ejemplo. Durante la ultima dictadura hubo un movimiento liderado por Luis Parrilla (pastor), Marshall Meyer (rabino) y mas gente de distintas religiones que hicieron muchisimo para informar (local e internacionalmente) lo que estaba pasando y se involucraron directamente, muchos de ellos perdiendo su propia vida.
    Las generalizaciones, como siempre, son poco felices y poco utiles.

  7. dani said:

    Para aclarar la discusión (creo en la filosofía anglosajona, aunque esto suene a oximoron).
    Siempre que se habla del catolicismo pasa lo mismo: se confunden tres niveles de discusión que deberían ir separados. En primer lugar quiero aclarar que cuando hablo del catolicismo lo hago porque de todo pensamiento monoteista es el peor, el que lleva todo a las últimas consecuencias, el único que ha logrado hacer una institución mundial poderosisima (la institución vence al tiempo, como había aprendido Perón de Mussolini en su elogio a la Iglesia católica) y porque es el único que tiene dinero, ejército y capacidad de intervención en cada situación del mundo en cualquier parte del mundo. Pero todos los monoteísmos, con sus enormes diferencias y sutilezas, podrían ser cuestionados por lo que yo digo.
    La diferenciación en tres niveles es la siguiente. Yo critico a la Institución, que es la que sostiene el dogma, ejecuta la política, desarrolla la economía católica y dirige el ejército. No importa quienes son los hombres que ejecutan esa política. El nivel de los hombres y mujeres que integran el ejército católico es otro nivel; en él puede haber gente buena (los nazis tenían mucha gente buena en sus filas, y supongo que entre los estalinistas y maoistas,entre los que apoyaron decididamente a Videla -yo conozco varios- y entre los que están convencidos que Bush es un gran presidente hay gente buena). Son dos niveles completamente diferentes el de los individuos que apoyan una institución y la institución. Si la institución es fuerte (y de las que nosotros conocemos ahora, no hay ninguna más fuerte que la iglesia católica), el aporte de los individuos no hace ninguna diferencia para la política (puede hacer diferencias ultra infimas en el plano local, como saciar el hambre de dos personas en una aldea de Bolivia o algo así, pero también habría que ver el contexto de márketing y la forma en que se consiguen los fondos para tan buena acción). Aún en la mejor de las acciones, lo que hacen los individuos no modifica a la institución (para ahorrar argumentación puse el caso más maravilloso en el último milenio que fue el de Francisco de Asís, un iluminado por el amor, y su incorporación a la institución de muerte). Yo conocí gente que estuvo en Alemania apoyando a Hitler y gente que funcionó en la Argentina en apoyo de la represión de la dictadura y era buena gente, varios católicos que hacían muchas tareas de caridad, incluso que salvaron a un par de perseguidos (uno de ellos en una parroquia de Olivos) y eso no habla sobre la bondad de la dictadura o el nazismo. Gente por un lado, institución por otro (al menos, cuando se discuten estos temas). Mezclarlos es confundir la discusión o actuar de mala fe. Es como si en medio de eso dijéramos que el catolicismo es algo bueno porque hay muchos templos que son arquitectónicamente bellos o tal cuadro que representa algo para los católicos es hermoso.
    El tercer nivel es el más importante y base de la institución: el teórico, dogmático y teológico. Pero criticándolo a él ya han escrito desde Nietzsche a Heidegger, de Borges a Oscar Wilde, de Bertrand Russell a Michel Foucault, y cientos de tipos así, y yo no me siente capaz de agregar algo original a esas críticas demoledoras en las que se asienta el pensamiento del mundo contemporáneo.
    Por último, en la discusión sobre el catolicismo como institución de muerte, dolor y tortura; como maquinaria de manipulación extrema y como artefacto siniestro, quiero decir que toda mención a derechas o izquierdas de cualquier tipo no dicen nada, porque la iglesia católica, desde su fundación institucional en el concilio de Nicea, ha sabido que la mejor carta de supervivencia es poner varios huevos en cada canasta: son de derecha, de izquierda, de centro y de cada variedad posible para asegurar que siempre tengan a mano a alguien de cada caso. Cuando los nazis fueron derrotados, el nuncio apostólico del vaticano en francia (que había apoyado sistemáticamente al gobierno de Vichy y las deportaciones de judíos franceses) hizo lo imposible para que los juicios contra los más notorios colaboracionistas no se extendieran. Herbert Lotmann en su notable libro sobre La depuración (así se titula en la edición castellana de Tusquets) difunde algunas de las cartas del nuncio, que actuaba por orden del vaticano, a Malraux y a De Gaulle. Ese nuncio, fue consagrado por la memoria histórica como Juan XXIII, el cargo que ocupó apenas volvió a Italia después de haber cumplido admirablemente su labor en el salvataje de nazis y colaboracionistas. Y por supuesto, la imagen de él es la del papa progre del Concilio Vaticano II. Yo creo que quizá Paulo VI (el más culto y moderno de los papas del último milenio) creía en dios y en buena parte de lo que predicaba (y en eso lo considero una excepción) y aun así no hizo diferencia. Y si un papa no puede hacer diferencia, ¿qué monja buena o qué cura bueno puede hacer diferencia? ¿por qué en dos milenios de existencia, con millones de curas, catequistas, laicos comprometidos, nadie hizo diferencia?
    Si uno es católico, puede creer que en el futuro o después de la muerte (como piensan los comunistas realmente existentes) alguien hará la diferencia dentro de la iglesia católica.
    Si uno, como yo, no es monoteista, desconfía mucho, por así decirlo, de esa creencia inverificable.
    con afecto
    daniel

  8. Anonimo said:

    Apoyo totalmente los comentarios de Daniel.
    La iglesia “apesta” por donde la mires .Basta caminar por el vaticano y vibrar la energia .Basta viajar por peru y ver las iglesias , mexico….. Te lo dice un egresado de un colegio ultra catolico sanisidrense .Hiper resentido…puede ser
    Recuerdo el sermon favorito del cura maximo ….:”Mis queridos Muchachos ….Ayer….Estuve caminando por los pasillos del colegio….mm…y que verguenza … encontre papelitos tirados en el piso, restos de golosinas del recreo. muy mal……..Y entonces mis queridos muchachos reflexioné…..Pensar que en Africa , he visto …en mis viajes.. que los “negros africanos”, tiran los papeles en un cesto ! Tiene alli un ” basket” para los papelitos … y Uds….uds….que son la “futura clase dirigente de la argentina” … …ensucian los pasillos con “papelitos ” y basuras …que verguenzaaa !!!…..
    Todos los dias a las 740 am teniamos 20 minutos de chachara lava mente de esta calaña bien baja Años `79 `80 `81 .
    Linda gente . hermosa……..

  9. Peter said:

    Los dos comentarios de Daniel me parecen muy bien argumentados. Ojalá no pase tanto tiempo antes de volver a poner en circulación tus ideas.
    Pero no hay que olvidar que la diferenciación de “niveles” de análisis que Daniel hace sobre la Iglesia (o las iglesias) es conceptual, analítica, abstracta.
    En los hechos, resulta complejo (al menos, para mí) analizar la cuestión del “populismo” o la “demagogia” o la “religión” sin legislar acerca de los sujetos sociales involucrados, como creo que hizo Hernán con su post sobre Palau y Artemio López.
    Creo, bah.
    Saludos.
    Peter

  10. Escriba said:

    Aporto lo que se discutió en el blog, creo que fue interseante y estuvieron contempladas bastantes aristas del tema en cuestión.
    La crítica de algunos blogs no fue en cuanto al tránsito o al gusto musical sino al doble discurso del macrismo sobre el uso del espacio público. Parece que no pueden usarlo los pobres (cartoneros) pero sí los ricos (Palau).
    Saludos
    http://vidabinaria.blogspot.com/2008/03/gabriela-michetti-es-es-de-derecha-y-no.html

  11. Pedro said:

    De lectura obligatoria, Hernando. Suscribo enteramente.
    [¿Cómo puede alguien sostener: “de ninguna manera puedo entender que creas que algo católico puede hacer un aporte positivo al mundo”? El mundo se está llenando de inquisidores progres. Achtung].

  12. Jeronimo said:

    Daniel, te cito: “de ninguna manera puedo entender que creas que algo católico puede hacer un aporte positivo al mundo. Ni siquiera la distribución de alimentos que hacen en villas o acciones similares”. Algo católico puede ser atribuido a cualquier nivel (eso de la mala fe te lo dejo a vos). De todas maneras es interesante tu análisis, creo que es el modo lo que quizás incomoda. Personalmente desconfío de los “es el peor” o “es el único que tiene dinero y poder” y ese tipo de afirmaciones así tan determinantes.
    When you generalize, you generally lie. Me gusta esa frase.
    Una observación más: el tercer y más importante nivel de analisis (y de crìtica) lo dejás en manos de grandes autores pero no te explayás, y centrás tus críticas en el nivel “político”, que -convengamos- es el más fácil de fustigar en una institución como la Iglesia. Creo que no hay ninguna organización que resista un análisis de este tipo… no conozco algo formado por seres humanos que no se le encuentren horrores de este tipo. No sé, preferiríamos escuchar tus críticas desde el punto de vista de la teoría. En la práctica estoy seguro de que todos hacemos agua.

  13. Ariel said:

    Jerónimo,
    el problema con la crítica teórica sobre el catolicismo es que siempre el católico (o el judío, o el protestante, o el musulmán) te sale con que los misterios de la religión están más allá de la razón y, por lo tanto, son inmunes. Eso, cuando no te condenan por criticarlos, o se muestran condescendientes porque “no entendés” los misterios divinos que, en general, son paparruchadas totales.
    En eso se basan para justificar todas las huevadas que forman el dogma central y todos los pequeños dogmitas, desde la existencia de dios a la virginidad post-parto de María, pasando por el lugar en el paraíso para los mártires autoignibles y la necesidad de matar a Salman Rushdie y a algún caricaturista danés.
    En todo caso, si hablamos de organizaciones humanas, no comparemos a la Iglesia católica, que protegió nazis y a curas pedófilos, con Human Rights Watch, que no hizo nada por el estilo. Y eso sin remontarnos varios siglos atrás, a las cazas de brujas y la Inquisición.
    Vos dijiste: “creo que no hay ninguna organización que resista un análisis de este tipo… no conozco algo formado por seres humanos que no se le encuentren horrores de este tipo”. Pero no te olvides: “when you generalize, you generally lie”. Admito que es una buena frase.

  14. mariano said:

    Coincido con Daniel. Todo el articulo tiene bases falsas. Se puede despreciar un hecho artistico y no despreciar a su publico? se pregunta el autor. La respuesta es obviamente si. Y eso es obvio para cualquiera que haya ido al cine a ver un bodrio o a un recital de Pity Alvarez.
    Ademas presupone que se debe dar por cierta la absurda cifra del 20% de la poblacion que seria evangelista.
    Porque, con el mismo criterio, no das por verdadero lo que el gobierno piensa de si mismo?
    Despues todo ese tonito antiprogre… Porque nosotros somos escepticos viste? criticamos a todos que es lo mas facil, intelectualmente, del mundo.
    Obviamente coincido con daniel que nada bueno puede rescatarse de la iglesia, si dan comida es a cambio de una ideologia o una conducta o de sumar adeptos, las manzaneras de duhalde hacian lo mismo… pero no tenian problemas en que te enfiestes con tus primas.
    La creencia irracional siempre sera un deficit humano, nunca una virtud.