Apoteosis de la crueldad en los comentarios blogueros: un tipo escribe un cuentito y se lo asesinan, con mezquindad y mala leche. Y muchos usan como argumento su apellido, lo que es aún más incomprensible. La mejor nota en la historia de ADN, una entrevista de Tomás E. Martínez, que mejora mucho cuando está de buen humor, a Luis Harss, formateador y uno de los creadores del mito del boom latinoamericano. Harss es adorable y cándido todo el tiempo; el exilio total le da libertad para decir cosas, sin mala sangre y casi con ternura, a las que pocos se atreverían en público. Y finalmente, un nuevo berretín: Facebook se ha llenado de spam pero hay un juego muy bueno de mapas (te dicen una ciudad del mundo y vos la tenés que ubicar en el mapa; cuánto más cerca, más puntos) que te permite crear tu propia versión. Gustavo Arballo inventó uno que se llama "Ciudades de Argentina" y a él me dediqué anoche, sin parar hasta no pasar su propio récord. The sweet smell of victory.

Advertisements
2 comments
  1. Me alegro, H. He pasado de la procastinación “pasiva” (tomar quizzes) a la “activa” (hacerlos). Es un paso adelante, creo.
    El IQ traveller es adictivo. Otra cosa interesante en Facebook, que te permite inventar quizzes, es usando el motor de la aplicación Movies -aunque lo podés aplicar a cualquier cosa. Tengo varios en carpeta.

  2. Lao said:

    Lo que le pasó al autor del cuentito es lógico. Siempre tiene una excusa para defenestrar a los demás comentaristas que pasan por ese blog, y le ha llegado el turno…Atroz jueguito, de ambas partes. Leer ese tipo de duelos en alpargatas, a veces genera vergüenza.