Cualquiera es empresario en Argentina. Les preguntan a los ex futbolistas qué hacen ahora: "Empresario", contestan. Lo mismo las vedettes y las patinadoras por un sueño: "Mi novio es empresario". Hablando de política, uno dice "los empresarios" y ya después puede argumentar lo que quiera. En el rollo de noticias de hoy, dos noticias de "empresarios" que no son empresarios.

Secuestraron por unas horas a la gerenta de Recursos Humanos de Peugeot y Clarin.com titula: "Liberan a una empresaria y a su bebé tras un secuestro exprés". Echan al tipo de Accor que la semana pasada le había ofrecido la coima a Héctor Recalde y Lanacion.com pone: "Separan al empresario denunciado por soborno". Ninguno de los dos es empresario. "Ejecutiva" o "ejecutivo" son palabras que les quedarían mucho mejor: son empleados. Algunos la usaron, pero la mayoría prefirió "empresaria". No sé si el error es trivial —se equivocó uno: copiaron, perezosamente, todos los demás— o si es una señal de los miles de mitos y caricaturas que hay en Argentina con las "empresas", esas señoras gordas. Elijamos la trivialidad, pero guardemos las pruebas para cuando nos pongamos paranoicos de verdad.

Advertisements
2 comments
  1. Diego said:

    hernán: 1005 de acuerdo con vos en Argentina todos son empresarios, parece que no serlo es un pecado, grave error de los medios con los ejecutivos de empresa al llamarlos de esa manera.
    S2
    Diego

  2. Nacho Mesa. said:

    En Colombia, el caso es que todo el mundo es doctor. El médico general, el abogado, el político, el ejecutivo y hasta el periodista. Se desconoce que para llegar a ser Doctor se necesita haber estudiado por muchos años. Es por eso que aquí, en el país del Sagrado Corazón, se dice con ironía que “doctor es cualquier hijueputa”.