Nico C. me comenta por mail, sobre el post de más abajo:

está bueno tu texto de los blogs. es cierto lo del fluir libre de ideas, la refundación del ensayo. su límite, creo, está en un género en el cual no han incursionado y que solía ser lo central en los diarios: la crónica entendida como el periodista que sale y cuenta qué es lo que hay afuera. me da la sensación de que los blogs son geniales para transmitir ideas, puntos de vista o cualquier otra cosa que sale de la experiencia indivual de una persona que piensa y tiene acceso a internet. no han incursionado, en cambio, en el texto más cercano a lo que escribían los viajeros, el tipo que viaja y cuenta lo que ve. ese es uno de los máximos aportes del periodismo y ya no se practica en ningún lado. casi no lo hacen los diarios y los blogs tampoco se lo proponen.

Está bien lo que dice Nico: la crónica no ha encontrado todavía su lugar en Internet, por lo menos en castellano. Está amagando con encontrar refugio en los libros y en algunas revistas, pero los diarios y los blogs —los primeros cada vez más ombliguistas, y los segundos, ombliguistas por definición— le han hecho poco caso.

La disculpa para los blogs, me parece, es que la crónica lleva tiempo: hay que mirar y hay que escribir. Ya son dos cosas que uno debe hacer gratis. Por otra parte, el blog aprovecha tan bien la inmediatez y el capricho —se me ocurre algo: lo escribo— que automáticamente mueve la aguja hacia la opinión. El blog también es inmóvil: es tu casa, tu computadora, tu nido y nadie más; no hay mucho para ver salvo otros blogs y, con suerte, la tele. Cuando sea de verdad fácil postear desde cualquier lado, cuando las laptops sean más baratas y más livianas, cuando se pueda escribir como la gente con los celulares, quizás la crónica empiece a salir del agua.

3 comments
  1. Raúl Ignacio Mesa Villegas said:

    Qué tal:
    Completaría a lo ya dicho, que falta mucho para que la crónica tenga protagonismo en la internet. No es tan sencillo esta transición del papel a la pantalla. Falta mucho por explorar y explotar -nosotros los periodistas- las posibilidades multimedias que con las que se pueden enriquecer el lenguaje, la estructura y la forma de presentar las historias desde el género de la crónica en la internet.
    Como me dijo Alma Guillermoprieto en el Hay Festival en Cartagena: ” Hay encontrar nuevas formas de contar historias nacidas integralmente de la nueva tecnología y no adaptadas a ella. Y eso les va a tocar a ustedes, más vale que se vayan apurando a hacerlo”.
    Espero que esto aporte algo a la discusión.
    Nacho.

  2. C. M. said:

    hacer espacios, crear necesidades…
    ****
    La crónica es un género maravilloso en el que se unen dos de mis mayores placeres: el periodismo y la literatura…
    ****
    Muy interesante tu blog, me gustó mucho!!
    C.M.

  3. La observación y el registro también pueden obedecer al dictado del capricho y la inmediatez. Y si bien todavía las laptops no son un adminículo ampliamente difundido, sí lo son los cibers. Podría haber más crónica (porque algunas crónicas sí hay) en los blogs. Parece, es cierto, que no es aún lo que los bloggers quieren hacer ni (entiendo) lo que los lectores van a buscar.