Después del mejor post político del año —la perfección de un género melancólico y enojado: la Prosa Poética Política (PPP)—, se me hace difícil hacer un comentario no irónico, pero aquí voy. Será corto, porque se me hace tarde y además ya me estoy poniendo medio hinchapelotas con el tema del revisionismo histórico. El objeto de mi afecto es la necrológica de Clarín sobre Rogelio Frigerio, a quien María Seoane se quiere llevar al equipo de los nac&pop a toda costa, olvidándose de los contratos petroleros con empresas extranjeras, de la invención de las "inversiones extranjeras" como sintagma disponible para la opinión pública, del FMI.

Como Frondizi está de moda hace ya un buen rato —desde justo después que nos olvidamos sus frotaciones con Seineldín en el early-menemismo—, todos le quieren poner su camiseta, desde Macri hasta el gobierno, cuyas antenitas culturales van haciendo el trabajo de búsqueda y captura. En la necrológica de Clarín, Seoane sacude el cadáver de Frigerio y lo deja listo para ser adorado en el panteón nac&pop. Lo curioso es que yo creo que los que hoy piensan como Seoane eran los que en 1960 pedían (por izquierda) la caída de Frondizi: "Standard Oil, FMI, milicos", enumeraban. Frondizi y Frigerio eran "industria nacional" pero también eran modernidad, un optimismo por los ladrillos y las cosas que se contagió a una sociedad reprimida y aburrida que se permitió a sí misma un veranito (psicoanálisis, revistas, una UBA en ebullición) y que contrastaba con la gravedad trágica pre-revolucionaria que traerían los primeros clandestinos. Ahora somos todos frondizistas, pero ahora es fácil.

Advertisements
9 comments
  1. Lore said:

    grrrrrrrrrr trato de no leer tu blog porque es totalmente adictivo!!!!!!!!!
    Besos y saludos a la tocaya de mi hija que esta inmensaaaaaaaa (les adjunto fotos en otro email)
    Besos,
    golden girl, pero no por lo “banquera” sino por ser “morocha arrepentida”

  2. Yo diría que nadie puede ser tan “estadista” (ni sé bien qué significa eso) si en su tiempo es casi universalmente rechazado. Es tanto un anacronismo cultural llamar “genocida” a Roca como idolatrar 45 años later a Frondizi. Ya veo que en el 2050 De la Rúa tiene billete con su cara.

  3. Eduardo said:

    Bueno, muy bueno

  4. Diego said:

    Para que haya habido una etapa de pre-revolución tuvo que haber habido una Revolución luego, ¿o estoy equivocado?

  5. Hernanii said:

    no necesariamente, diego: el estado pre-revolucionario es, según aquellos que lo ven en todos lados, aquel en el que la revolución es inminente o fácil de conseguir. que después casi nunca convierta en revolución es otro tema.

  6. Diego said:

    Entiendo que haya habido gente en muchos momentos de la historia que creyó estar en su presente continuo ante la inminencia de Revolución. Lo que yo me pregunto es por qué en el año 2006, en éste caso específico, ese diagnóstico obsoleto y errático, se filtra en tu prosa, que sos alguien que, más allá de mis discrepancias con tus ideas, seguro no compartís ni el corpus ideológico de aquellos y sobre todo, por tu edad, no viviste aquella efervescencia intersubjetiva en donde hablar de revolución no era un disparate. Lo que me llamó la atención fue, ¿por qué, a tanta distancia de tantas cosas, esa nominación se mete en tu prosa?
    Saludos

  7. alquimista said:

    no se como pueden leer a este nabo, este nabo que siempre u veleta de la historia siempre creo su exit o a partir de mentiras

  8. Podrías poner mi blog en el link?
    Gracias

  9. Cachilo said:

    Maria Seoane me da tirria. En Clarin promocionan un seminario de historia argentina, que dicta en parte Seoane, y a mi me dan ganas de inscribirme por el solo placer masoquista de flagelarme.
    Por otra parte, y inmho, Todo o Nada, la biografía de Santucho está escrita con los piecitos.