Leyendo hoy, por motivos profesionales, Un país en deuda, de Marcelo Bonelli, encontré la que posiblemente sea la mayor extrapolación de estándares morales de la historia de la Historia Argentina. Dice Bonelli —comentador económico del grupo Clarín— en la página 73, intentando explicar por qué nos va tan mal a los argentinos y encontrando la respuesta en el siglo XVI:

Carlos I, una suerte de José Martínez de Hoz o Domingo Cavallo de su época, adoptó medidas a favor del sector pastoril. Los industriales rechazaron su condena a muerte como tales y se alzaron en armas. En 1521…

Increíble. Al lado de esto, Felipe Pigna es un tímido de la extrapolación.

Advertisements
3 comments
  1. MJJ said:

    El rigor histórico no es una de nuestras mayores virtudes como nación, eso está claro. Nuestra cultura histórica es cada ves más televisiva y menos bibliográfica, a no ser que sea una historia novelada.
    Y, si a esto le sumamos el “informativo” de cada día en uno de los programas más visto, el nivel de información de los argentinos está en el horno.
    Cambiando radicalmente de tema ¿Cuando se viene el debate sobre Riquelme? Yo me pongo en el lugar de la vieja, y tambien me enfermo si me critican a mi nene!

  2. marina said:

    muy bueno, hernán. se ve que el pensamiento-amalgama ya es una peste entre nosotros.
    ahora, tratemos de encontrar algo que supere a eso de que m moreno, como su cadáver fue arrojado al mar, es el primer desaparecido! difícil, no?
    beso,
    m

  3. Carlos said:

    Hace unos días en un programa de TN, hubo una discusión sobre el “efecto Misiones”. Un senador de la UCR quería hacer un balance de la victoria de la oposición sobre el kirchnerismo, y lo mejor que se le ocurrió fue decir que era (lo juro!) “El desembarco de Normandía” … y que “Todavía faltaba llegar a Berlín”. Nada, en la misma línea del historicismo pigna de que hablás…