Debates estériles (quiero más) | TP

Tengo esta sensación, a ver si es más o menos acertada: en Argentina se
adormiló la discusión política y están todos acostumbrados a o
contentos con el rodillo kirchnerista. ¿Es así? Después de la paliza
oficial del gobierno a la oposición con los proyectos de los decretos y
de los superpoderes, el último alarido republicanista, parece que todos
los que tenían algo de rabia se quedaron sin aire y ahora prefieren
alquilar DVDs y disfrutar de los beneficios de vivir en el corredor
norte de Capital Federal, uno de los mejores lugares del mundo para
vivir si tu salario al menos duplica el salario mínimo, coeficiente
bastante fácil de conseguir para quienes viven al norte de la Avenida
Corrientes. Parece como si ya estuviera todo decidido, que damos por
hecho que en algún momento del año que viene nos excitaremos unos meses
con una campaña electoral, fingiremos la perspectiva de un final cabeza
a cabeza —como hicimos en 1995 con la fórmula pilochachista, un caballo
por el que pagamos más de lo que valía y llego segundo cómodo—, sólo
por la necesidad de tener un tema de conversación excitante y sabiendo
que el pingüino o pingüina que ponga su nombre al tope de la boleta del
Frente para la Victoria, el partido de peor y más inmoral nombre de la
historia del mainstream político argentino —aunque, pensándolo bien, el
vocablo “justicialismo” sólo pudo ser superado, en su kitschísima
fusión de palabras, con la invención de la “mostanesa” en el apogeo
menemista—, ese candidato, del que por ahora sólo sabemos su provincia
de nacimiento o adopción, dará un discurso ante la Asamblea Legislativa
el 10 de diciembre del año que viene…

[ el texto completo, en TP ]

Advertisements
2 comments
  1. MJJP said:

    NO leí el texto completo, pero es cierto que poco a poco se va “apaciguando” la discusión política (a no ser que escuches tooodas las mañanas radio colonia, de 7 a 9). Sin embargo el descontento no es solo en el corredor norte: se ve en las rutas, con pasacalles colgados de alambrados, lo dicen tus amigos los taxistas, los carniceros pero también los almaceneros. Muchos, que no son de la clase media porteña ni de los medios nacionales.
    Ahora nos “distrajeron” con el aborto, que como no es un tema menor atrapa a la opinión pública.La realidad es que el común de la gente no la está pasando bien.

  2. Marcelo said:

    El debate está, más que apagado, muerto.
    No queda mucho por hacer, al menos para aquellos que sentimos náuseas por lo que sucede.
    No mucho: sólo escuchar música, leer, tratar de hacer algo de guita con lo que se pueda, beber en abundancia, fornicar en igual o mayor medida, y esperar que todo estalle o siga igual.
    Saludos