Dos semanas en la nada. Olfateando una mala racha, como los pájaros que ven venir las tormentas. Con el piloto automático y loco, dando vueltas en el aire, enchufándome a dispositivos electrónicos. Cuatro minutos tardo en cruzar el Lincoln Tunnel en la moto hacia el trabajo. Dos días de esta semana que terminó, con la sensación térmica rondando los 40 grados y el tráfico atascado por las inspecciones antiterroristas, estuve parado ahí, en el medio del túnel, en medio de las SUVs polarizadas y las limusinas ochentosas, el cráneo transpirándome contra el casco, una línea de agua en la espalda; minutos de infierno. Hace una semana que I. está en Moscú y yo, con todo el tiempo libre del mundo, no consigo hacer nada: me dejo caer, retomo rutinas de soltería melancólica, como ir a un diner a las tres de la mañana a comerme una cheeseburger con el Economist y la New York Magazine. Flashes de neón y aire acondicionado en la madrugada de Brooklyn. Leo cosas, me alieno en videojuegos, me derrito frente a la TV, por primera vez en años. Jugando al fútbol bajo la lluvia en Chinatown, casi sin  poder moverme, el pecho quemando después del segundo pique. Y aún así disfrutando el rebote de la pelota contra mi pie izquierdo: la química inexplicable de un pase de primera bien dado. Hoy, otra vez, parado en la moto por el tráfico. Sobre el Brooklyn Bridge. Mirando para abajo: los muelles, los tipitos, la promenade de Brooklyn Heights. Como en los créditos de una película. Mi película. Escuchando a los Libertines y The Clash, como casi siempre que quiero volver a sentirme más joven, más arrepintiéndome que recordando. Alejándome del blog, sin saber por qué, ni para qué. Pero estoy de vuelta, o eso quiero. Una semana de mugre fue suficiente. Hace tres días que estoy a punto de bajar al sótano y llenar el lavarropas. Y de pagar cuentas y multas. Y de contestar esos mails. Y de llamar a mi vieja. Son las cinco y media. Se está haciendo de día.

Advertisements
5 comments
  1. christian said:

    pues has brillado por tu ausencia

  2. javier said:

    tu mejor posteo, hernán. te salió el verídico iglesias, el q conocí.

  3. silvaino said:

    coincido con javier.
    que bueno tenerte de nuevo.
    se te extraña acá en la humedad de la rivera porteña. El otro día pasé frente a la casa de tus viejos. Pura melancolía.

  4. layla said:

    No quiero ser reiterativa pero coincido con los chicos en verdad es tu mejor posteo. Da gusto leer tu blog.

  5. Anonymous said:

    esperando a que el mundo apague el mundial, y que a este post llegue la ola. vacaciones, viajes, y el internet mas estable que nunca. volviste, que bueno.