Bnievep1000262_4

Con esta nieve, la que dejó la peor tormenta de la historia de Nueva York, más de medio metro en Central Park, fui a trabajar esta mañana de domingo, escuchando mis botas haciendo ñic-ñic contra la nieve blanda, antes de que pasaran los camiones que tiran sal en las calles y salieran los porteros salvadoreños a rasgar las veredas a palazos. Manhattan como un pueblo, o una ciudad tomada, o en 2023 después de la fuga de algún virus maligno: muy pocas personas en la calle, todas deambulando torpes, debajo de varias capas de ropa, tropezando o patinando, siempre mirándose los pies, como muertos-vivos. Y ni un ruido; el silencio carrado a presión sobre la isla, como en el primer minuto después de una explosión.

2 comments
  1. jx said:

    gordo, cuidate el pecho. tenes el ventolin?

  2. Hernanii said:

    jx, dejé el ventolín, buena droga, en los ochenta. de todas maneras, estoy a la intemperie 200 metros de ida y 200 metros de vuelta cada día. no hace falta.