Torcuato Di Tella, en homenaje a su fallecido hermano Guido, no pide relaciones carnales con Estados Unidos, pero sí un toqueteo amistoso: sensual pero por arriba del pantalón. Esto dice en el último número de la revista Debate, a propósito de la visita de Mr. Shannon, el hombre de Bush para América Latina:

Tenemos que madurar una estrategia hacia los grandes poderes
internacionales, que van desde los países hasta las empresas y los
grupos financieros públicos o privados. Cuando hablo en plural, usando
un “nosotros”, me refiero no sólo al Gobierno, que sin duda tiene una
estrategia al respecto, sino a la opinión pública, y sobre todo a la
que se agrupa del centro a la izquierda, que es la que apoya al actual
sistema. Ella, a menudo, tiene actitudes “de corazón”
antinorteamericanas, o antagónicas contra el capital internacional, sin
suficiente examen. Justamente hace unos días un diputado de una
fracción de izquierda del Frente Amplio uruguayo admitió que, a veces,
su grupo sigue teniendo actitudes de ese tipo. Él mismo admite que hay
que superar esos sentimientos espontáneos, aunque ellos se basen en
análisis históricos y teóricos parcialmente válidos. Pero, con
cosas parcialmente válidas no se va a ningún lado. Por eso, hay que
darle la bienvenida al señor Shannon

Muchachos de la izquierda, relájense y disfruten, parece decir Torcuato: muchas cosas se pueden hacer en el zaguán, y pasarla bien, sin entregar el rosq**te.

Comments are closed.