Poca bola le han dado los diarios argentinos a la muerte de George Best: algo de espacio, pero nada de onda. No entiendo cómo no estaban ayer en las redacciones dándose codazos para escribir por fin una columna de emocionante fútbol verdadero. En fin; crónicas funcionarias, sacadas de agencias más algún lugar común propio. Con todo lo que había para decir. Sobre todo esto, tipo el Espejo de la revista Noticias:

Maradona  +  René Houseman  =  George Best

Carreras acortadas por la falopa o el chupi, la dulzura y la gloria de la autodestrucción, el mito de la villa como imán, la maldición del exceso de talento: promesa eterna. Según el Google News de hoy, sólo Santiago Segurola, en El País, un español,  nombra a Houseman. En Clarín, una encuesta entre ex futbolistas de medio pelo para ver quién sale campeón. Hacen cinco por año: sopor. Y las firman. No pido mucho: me conformo con periodistas deportivos a los que les guste el fútbol.

1 comment
  1. P said:

    Una vez más Segurola indica el camino. Su crònica de una muerte anunciada es impecable, no sòlo desentrañando al personaje (que hacia tiempo nos mostraba sus entrañas) sino retratando una época, entendiendo que Best era un emergente de su tiempo. Brillante.
    ¿Y Argentina? Parece que nos preocupa mucho más si Nalbandian jugó al fútbol tenis con Maradona. The show must go on.