De las últimas mil horas que pasé frente a la computadora con intenciones de trabajar, calculo que no más de 80 habrán terminado en actividades más o menos productivas: leer y escribir mails cuentan como productivas. No chateo, no juego, leo los diarios nada más que un rato a la mañana: ¿en qué se me va el resto del día? No lo puedo explicar. Y me duele, me arde la yema del índice de la mano derecha, de tanto frotarlo contra el mouse de la laptop. Y ya es de noche, y todavía no salí: me prometí no salir a la calle hasta que no terminara un laburo. Lo terminé, en diez horas brutas —diez horas con la jeta en la pantalla, sin poder disfrutar otra cosa, en modo trabajo— pero no más de dos horas netas: necesito demasiado tiempo para conseguir tan poco, que no es tan poco pero debería ser todo más rápido y eficiente. ¿En qué se me va el resto? Un poco en blogs, pero desde que uso Bloglines mucho menos. No es culpa de los blogs. ¿En qué? No tengo tele; quizás canalizo en la computadora el embole que antes se me iba en la tele. En fin, que voy a salir un rato, antes de que me agarre la trasnoche. Está lloviendo, no sabía. Qué difícil. Mejor me quedo. ¿A ver cómo van Tiro Federal contra Instituto…?

3 comments
  1. jx. said:

    me lo pregunto todos los dias dogor y la verdad, es que vos ahi y yo aca, hacemos practicamente lo mismo (vos en tu casa yo en un banco…). mi response rate actual de trabajo debe estar en una hora y media aprox y no se porque.
    pd: que lindo es ver tu cara.

  2. sl said:

    muy lindo el tema de groove armada, y la frase de tiro-instituto es una gran frase futbolística de la época, al estilo del “ferro-platense 0-0” de jay c baglietto

  3. Hernanii said:

    jx, veo que seguís igual. sl, aguante el limewire. no lo tenía a baglietto fulbolero.