Hoy por la mañana. Fila  multicolor en 26 Federal Plaza, el temido edificio del departamento de inmigración. Mis compañeros de peregrinación conversan en idiomas que no entiendo ni reconozco. Adelante mío hay dos chicas y un hombre rusos, un pibe con la camiseta de la selección de El Salvador y una mujer enorme, posiblemente caribeña, que se aprieta los formularios contra el pecho y transpira pese al aire acondicionado. Yo camino despacito, leyendo mal mi libro de McEwan —tres veces cada oración, y la bronca de admitir al final del párrafo que no he entendido nada—, distraído por los mensajes bilingües de los altavoces y los esporádicos llantos de las mujeres que se desesperan y sucumben ante la burocracia. Yo estoy tranquilo, es mi primera visita. Ni siquiera me deprime llegar a la sala de espera con el número B191 en la mano, otear el último llamado y descubrir que van por el B67 (también por el A003 y el D525, en un sistema que no consigo descifrar, porque las D van hacia atrás). Logro dejar atrás algunas páginas de Atonement y me enfrentó a la oficial de inmigración, una negra que estornuda todo el tiempo y no le importa nada de lo que le digo. Me voy sin milagros, después de recibir lo que esperaba y sabiendo que las visitas futuras no serán tan higiénicas, que de estos monstruos funcionariales sólo se sale victorioso después de enchastrarse en los recovecos de las formas y las firmas, y de blindarse contra el hastío propio y ajeno. Ya me tocará. Me voy preparando.

[ Anoche, morfi y chupi en el Meatpacking District —traducción literal: Mataderos; traducción simbólica: Las Cañitas— con periodistas argentinos, todos de mi generación y residentes en Buenos Aires. Muy poco optimismo con respecto al futuro. Se confirma la teoría de que en el exilio uno se hace  más oficialista.  ]

3 comments
  1. jgc (zz) said:

    y dirás q sigo siendo el mismo no sé qué q ni siquiera te dijo algo sobre la novela. ahora q la veo ahí en pdf me parece oportuno decir q hasta donde la leí me gustó. x supuesto, siempre es mejor no conocer al escritor, quita prejuicios. y lo mismo con respecto al lector. no quiero pensar en lo que pienses cuando te respondas xq no la leí entera. sólo una cosa me atrevo a decir: sea lo q sea estarás equivocado. ade+, no creo q te resulte siquiera conmovedor decirte q en algunas cosas supe admirarte; la escritura, una.
    estoy trabajando con c.galli, dicho sea de paso. ahora, estos dìas, no la he visto, pero te estuvimos recordando. tb lo he visto a juan x, y lo mismo. estuvo en casa c/la novia, pusimos la tripa. j.-

  2. Hernanii said:

    mirá vos! sí, no tengo la mejor opinión de vos en este momento. cambiará.

  3. Anonymous said:

    No sólo más oficialista, sino que de a ratos hasta bolivariano. Las trampas que nos tiende la nostalgia. Banquero.