Anoche, mientras buscaba en mi billetera la entrada de cine, uno de los muchos papelitos enanos que siempre pierdo y encuentro, pierdo y encuentro —vimos Crimen Ferpecto, la última de Alex de la Iglesia: gran primera mitad y lunática, en el mal sentido, la segunda—, encontré un papelito que había guardado hacía dos meses pensando "esto estaría bueno para un blog". El papelito era en realidad la parte de atrás de una business card, ítem que en este país uno colecciona con gran rapidez. [Digresión (una más): el viernes estaba en una fiesta y se me acercó una gordita entusiasta, me preguntó cómo me llamaba, dijo "Angie, nice to meet you" y después me preguntó "In which industry are you?". Caipirinha en mano, logré no reírme, contesté "Media" (?), Angie se alegró y me dio su tarjeta, que duerme ahora en mi billetera y probablemente se quedará ahí hasta 2008. Angie hacía todo esto a las 23:30 de un viernes, en una terraza con vistas al Hudson, 25 grados, brisa fresca, los Cadillacs en el Ipod conectado a parlantes].
Vuelvo al papelito. Lo anoté mientras viajaba en la Red Line del subte de Boston, en junio. En general me hace gracia cómo muchas veces el inglés es un idioma notablemente más económico que el castellano. En la pared del vagón, una placa metálica tenía estas dos frases mundiales, que copio a continuación:

En inglés:

"Passenger emergency intercom unit at end of car"

En castellano:

"Sistema de intercomunicación para pasajeros en caso de emergencia situado al extremo del tren"

Ocho palabras contra catorce, 47 caracteres contra 93. No es la muerte de nadie, che, nuestro idioma no peligra, y además el inglés no tiene diminutivos: no pueden decir "cosita linda" y agarrarle la pera a la chica que les gusta.

[Al final encontré la entrada de cine, y en el taxi de vuelta a casa me encontré 26 dólares tirados en el piso, hallazgo que rompe mi récord anterior, de 20 pesos recogidos con disimulo una mañana de 2003 en la calle Libertad, en Buenos Aires, justo frente al Lave-Rap casi esquina Santa Fe]

2 comments
  1. calixto said:

    coincido con crimen ferpecto. y en cuanto a los mensajes de subte, nunca vi uno que superara al que leí en londres: “keep your personal stereo personal”.

  2. Padilla said:

    En la biblioteca de la Universidad de Exeter, en Inglaterra, había un cartel que ponía “Please, reshelve the books”. En castellano sería algo como “Por favor, vuelva a colocar los libros en las estanterías”. Cuatro palabras contra diez, 23 caracteres contra 48.