Hablaba hoy Raffo de la burocracia argentina, y de que no había que escandalizarse, que en todos lados pasa lo mismo. Esta mañana me desperté y no me funcionaba la dirección de e-mail que uso para trabajar y para todo, la misma que había puesto como ‘contacto’ acá a la izquierda. Llamo a Verizon —apreto siempre las opciones para hablar en castellano, que atienden mucho más rápido— y me dicen que, en efecto, la cuenta está suspendida. "Pero si pagamos hace once días", le digo, mirando el recibo. "Sí, pero eso ya era nueve días tarde, y el sistema continuó el proceso de suspensión". Ajá. La cosa es que no tengo e-mail y que la reconexión debería tomar 24 horas, "pero si el lunes o martes sigue sin conectarse llámenos otra vez", me dijo José, de Verizon, con acento puertorriqueño o cubano (quien pueda distinguirlos, que avise), sin despeinarse.

4 comments
  1. calixto said:

    h: no eran puertorriqueños ni cubanos. son de pyd, cuyo callcenter ahora busca gente con esos acentos.

  2. Anonymous said:

    los unicos que puedo diferenciar sin temor a equivocarme son: colombiano, venezolano y tico

  3. ea, hinchapelotas said:

    releé el primer texto de arcadi españa en los diarios que tan afortunadamente me recomendaste alguna vez. cómo sabés que el tipo no se despeinó si estabas hablando por teléfono?

  4. jaja, tenés razón. aunque igual puedo decir que ‘sin despeinarse’ es una metáfora, casi un lugar común. y que probablemente el pibito sea pelado; todos los pibitos son peladitos ahora. el pelo largo fue, aparentemente.